• Inicio
  • Espectáculos
  • Gran Hermano Argentina, a 20 años de la primera edición: Tamara y Gastón, los dueños de la polémica
Espectáculos

Gran Hermano Argentina, a 20 años de la primera edición: Tamara y Gastón, los dueños de la polémica

Gran Hermano Argentina: hablaron Tamara y Gastón, a 20 años de la primera edición. 

El fenómeno mundial Gran Hermano (GH) llegó a la Argentina el 10 de marzo de 2001. Desde que se conoció la noticia y con casting mediante, el programa ya generaba el interés por la novedad que significaba tener un programa de reality donde los protagonistas convivían en una casa… mientras eran filmados en toda su rutina y eran vistos por millones de televidentes a través de las pantallas de televisión.

 

Así, Telefe daba a conocer el formato que en su inicio fue presentado por Soledad Silveyra, acompañada por Mariano Peluffo, quien presentaba a los chicos y los hacía ingresar a la casa más famosa de la TV.

 

Increíblemente, pasaron dos décadas desde entonces. En ese momento, los participantes no imaginaban todo lo que iban a vivir dentro de esas paredes… Y fuera también.

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality

Noticias relacionadas


Wanda Nara se desnudó en la ducha y tuvo su ansiado debut en Gran Hermano

Una denuncia de violación sacude a Gran Hermano España:

En el interior, las convivencias que iban desde las risas hasta las peleas y desde las confesiones de “nuevos amigos” hasta las votaciones amistosas o despiadadas.

 

Jóvenes filmados las 24 horas del día, saliendo para el país y transitando por momentos inesperados de extrañar a las familias y parejas, de vivir ansiedades de la misma manera que disfrutaban una fiesta en el Zoom. 

 

Las charlas con el Gran Hermano infaltables, que robaban risas y lágrimas. Iban desde hablar de sus peleas entre compañeros, celos o confidencias para sobrevivir en la casa… hasta las increíbles votaciones que en algunas oportunidades sorprendieron a los televidentes.

 

Ese día ingresaron a la casa Tamara Paganini, Gastón Trezeguet, Santiago Almeyda, Fernando Navarro, Eleonora González, Martín Viaña, Verónica Zanzul, Natalia Fava, Gustavo Jodurcha, Alejandro Restuccia, Patricia Villamea y Lorena González. Daniela Ballester y Marcelo Corazza entraron más tarde. El éxito fue rotundo. Se ganaron la audiencia. La gente los eligió. Pero otro tanto los cuestionó.

 

En el medio, la mezcla de emociones que vivían los chicos. Incluso, los especialistas como psicólogos y sociólogos analizaron el fenómeno y explicaron que el encierro generaba cierto tipo de actitudes en las personas por más que se tratase de un juego: angustia, ansiedad, miedos, alegría desbordada. Una montaña rusa de sensaciones. Ya en 2001 hablábamos de encierro sin saber que en 2020, la pandemia obligaría a una circunstancia “similar”, claro está, lejos de ser un juego. 

 

Volviendo al objetivo del reality, el juego era sobrevivir la convivencia con desconocidos, aguantar estar dentro de la casa sin ver a los afectos más cercanos y saber que las cámaras los filmarían las 24 horas del día. El premio: 200 mil pesos.

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality, Diego Maradona 

Del otro lado de la pantalla… los mirones, quienes no nos perdíamos la posibilidad de espiar lo que hacían en su nueva rutina. Ni el propio Diego Maradona se perdía el programa y hasta entró a la casa más famosa de la tv.

 

¿La nueva rutina? Dormir, comer, reírse, pensar que se trataba de una especie de vacaciones “pagas”, convivir con extraños que de un día para el otro se transformaban en aliados y rivales, al mismo tiempo. 

 

Tenían que organizarse para limpiar la casa, cocinar, cumplir con diferentes tareas todas las semanas. Juegos que eran pruebas a cumplir con premios especiales para tener un mejor presupuesto a la hora de las compras de comidas y deseos personales como los cigarrillos, que en varias ocasiones fue tema de peleas porque los que no fumaban los consideraban “gastos no esenciales”.

 

En fin, una nueva rutina a pasar con un gran premio inicial que era de 200 mil pesos, en ese entonces se trataba de 200 mil dólares… ¿cómo ha pasado la devaluación también en estas dos décadas no?

 

La cuestión es que había que “sobrevivir” a la rutina, la convivencia y la lejanía de los afectos. Nominar por afecto o por rivalidad. Entender las reglas del juego. Ganarse el amor o el odio de la audiencia que elegía a sus preferidos. Los chicos debían también votar a dos compañeros para que abandonen la casa, y finalmente era el público quien elegía quién seguía en el programa a través del voto telefónico.

 

¿Cuánto hacía de rating GH? Llegó a los 36 puntos. Increíblemente, paralizaba al país. Ya era una rutina ver quién se iba y quién se quedaba cada fin de semana. Y así, era tema de charla del día siguiente. Fue un éxito para Endemol, de la mano de Claudio Villarruel.

 

De inmediato, dos nombres se ganaron la atención del público, amados y odiados por igual, a la hora del juego: Gastón Trezeguet y Tamara Paganini. Desprejuiciados, dijeron e hicieron de todo dentro de la casa. Desde hablar de su privacidad, encender con los striptease, confesar su homosexualidad, una boda inesperada o hablar sin pelos en la lengua y llamar la atención… porque “antes muertos que sencillos”, como dice la frase.

 

Ambos llegaron a la final, junto a Daniela Ballester. Pero el ganador fue Marcelo Corazza, un profesor de gimnasia que entró a la casa tiempo después por la salida de Gustavo Jorducha (un pizzero del barrio bonaerense de Quilmes). El público eligió a un muchacho tranquilo, sin querer ir al escándalo, antes que al Gran Jugador (Trezeguet) o a la Gran Explosiva (Paganini).

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality, Gastón Trezeguet

GASTÓN TREZEGUET, DE LA POLÉMICA A LA PRODUCCIÓN

Desde que apareció en la televisión, Gastón Trezeguet sabía que no iba a pasar desapercibido. Siempre polémico, desde el primer día, hizo todo lo que quiso. De hecho, se enamoró de la televisión y se quedó como productor… contra todos los pronósticos, del otro lado de la cámara.

 

Hoy, el ex GH trabaja en la productora Kuarzo y se encuentra abocado al magazine de Net TV, Pampita Online, conducido por la reconocida modelo. 

 

“Con 20 años que pasaron transité por todos los estados con Gran Hermano. Amarlo, que me sea indiferente, que diga que sea el mal de todos los males que viví”, le dijo al sitio Exitoína por estas horas. 

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality, Gastón Trezeguet

Sin saber hasta donde llegaría ni de lo que significaba ingresar a la casa de zona norte del Gran Buenos Aires, Gastón dijo que “lo más lindo de estar allí era la sensación de finitud. El mundo era eso, esas 12 personas adentro y no había mayor preocupación. Se generó un buen clima entre todos, más allá de los quilombos y todos estábamos en una nueva experiencia. Me divertía la situación de estar en ese reatily. De la estadía no me afectó nada. Cuando salís, sí te das cuenta de lo que pasó”.

 

Incluso, Trezeguet confesó ser gay dentro de la casa. Con fiesta y todo, hasta se casó con Eleonora González, con quien sigue una gran amistad. 

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality, Tamara Paganini

TAMARA PAGANINI, DEL SUFRIMIENTO EN GH A LA TRANSFORMACIÓN 2021

Una rubia se robó las miradas y fue centro de atención en GH: Tamara Paganini. En pantalla vimos todos sus estados emocionales. Desde la alegría, el extrañar a su familia, decidirse a confesar cuestiones de su vida y hasta sentirse afectada tras haber dejado el reality.

 

Tamara dijo que “haber entrado a Gran Hermano y las consecuencias que sufrí después de salir me convirtieron en la mujer que soy…”. “Es raro, pero fue lo peor que me pasó la vida y fue lo que más me destruyó. Me tuve que reconstruir desde cero. Hoy estoy con ganas de volver. Ya entiendo al medio y sé cómo es esto”, declaró al sitio.

 

“Yo entré con la ilusión de comprarles un departamento a mis papás. De hecho, mi idea luego de salir del programa era volver al Bingo en donde trabajaba hasta entonces”, declaró por estas horas. Lejos estaba en su meta poder ganar el programa ni ser famosa.

Gran Hermano Argentina 2001, primera edición de GH, reality, Tamara Paganini

El programa le dejó 39 mil dólares por ser subcampeona. Y dijo que sólo utilizó 9 mil de ese premio y con la idea de poder finalmente ayudar a sus padres. “Lo demás se lo día a mis viejos para que invirtieran, pusieron una barra en un boliche. Fue un proyecto con ilusión, pero justo cayó todo el caos Fernando De la Rúa. Ellos quebraron, perdieron toda la plata y quedamos a la deriva”, relató.

 

Hoy, a la distancia, cree que sus compañeros de la casa fueron “familia”. Verónica y Patricia son sus amigas en la vida real. Atrás quedó el sufrimiento de padecer “claustrofobia” en diferentes oportunidades y hoy ve todo de manera diferente, veinte años después.

 

“Si bien yo lloré bastante en la casa, porque te sensibiliza mucho el encierro también me divertí mucho. El tema es que no podías escribir ni leer, y eso al ser humano le afecta mucho. Con el tiempo me enteré que los nuevos GH sí lo permitían”, relató al sitio.

 

Hoy, Tamara piensa volver a los medios. Por un lado, el 13 de marzo estrenará la obra de teatro El Reñidero, en el Teatro Empire y por otro, tendrá un programa de radio que saldría en abril.

 

La vida después de Gran Hermano existe, finalmente y habiendo pasado por varios análisis de profesionales y opiniones de todos los que vimos el programa en cada emisión. Es que en realidad, GH era como la vida misma. La diferencia para ellos hoy es que la luz de la cámara no tiene que estar encendida las 24 horas registrando todo lo que hacían para el deleite o las críticas de la mirada ajena.

 

*Twitter: @setaclaudia 

*Instagram @claudiaseta

Related posts

La furia de Verónica Ojeda por la carta documento que recibió Dieguito Fernando

Vision Barrial

Pablito Ruiz, arrepentido por participar de una fiesta clandestina: “Ojalá pueda enmendar esto”

Vision Barrial

Marcela Tinayre se contagió coronavirus después de vacunarse: “Creí que había tenido un ACV”

Vision Barrial