Espectáculos

María Aurelia Bisutti: no habrá otra igual

@RFilighera

El aporte de María Aurelia Bisutti al mundo del espectáculo ha sido de fundamental importancia. Su paso por el teatro, la televisión, el cine y la radio, generaron momentos de particular incidencia desde lo artístico, en donde tuvo la oportunidad de poner su estilo de sensibilidad y búsqueda creativa en todos los personajes que le tocó transitar. A esto habrá que sumarle su figura de mujer bella y portadora de un magnetismo que hizo que muchos colegas de la época la vincularan con aquellas grandes actrices europeas como las francesas Annie Girardot, Jeanne Moreau o la sueca Liv Ullman.

Una estrella

Seductora presencia, talento y compromiso interpretativo para el abordaje de todo tipo de género artístico han hecho, entonces de la Bisutti, una de nuestras actrices más emblemáticas de nuestros escenarios. Sin embargo, no todas fueron rosas en el camino de la popular intérprete. Precisamente, los últimos años de María Aurelia estuvieron signados por el olvido y la incomprensión del medio artístico en su faceta de producción y ese alejamiento de los ámbitos laborales le generaron estados emocionales que, agregados a otras circunstancias de salud, no pudo superar, produciéndose su fallecimiento el 12 de abril de 2010, a los 79 años.

Dueña de una evidente belleza, brilló allí donde estuvo. (Archivo Diario Crónica)

Familia de inmigrantes

María Aurelia Bisutti nació el 30 de junio de 1930, en el seno de una familia de clásicos inmigrantes, cuya mira estaba en esa nueva América y Argentina, en consecuencia, se presentaba como una suerte de tierra de promisión para volcar, todos esos sueños afincados en las quimeras, el trabajo y la posibilidad de ganarse un meritorio lugar en base al esfuerzo del trabajo cotidiano.

Precisamente, aquella joven niña era hija de padres italianos: un modesto y laborioso albañil (Ezio Bisutti) y una mamá (Lidia Carbonelli) que dedicó toda su vida a cuidarla, de la misma manera que a su nieta Paola, también, luego, actriz y directora teatral, debido a los numerosos e incesantes compromisos que María Aurelia debía cumplir en esa primera etapa de su trayectoria.

Ya tempranamente esa niña iba a manifestar una ferviente vocación por el arte y el espectáculo en general. Fue así que su mamá al avizorar estas inquietudes de su hija, a los 12 años, la inscribió en un importante concurso de danza para acompañarla, entonces, de ahí en adelante en los diferentes espacios laborales que se le fueron presentando a aquella adolescente en pleno progreso laboral.

Y aquí, volvemos a subrayar un dato, prioritario en la vida de María Aurelia: el rol que ha tenido su madre en el apoyo para la prosecución de toda su trayectoria artística. En este sentido, la actriz que, hasta que se casó siempre vivió con sus padres, era acompañada, tanto al teatro como a los camarines televisivos por doña Lidia, quien le preparaba, siempre, la correspondiente vianda para afrontar las agotadoras jornadas televisivas o cinematográficas.

Mamá y figura televisiva

En consecuencia, luego, contrajo matrimonio con Fito Papini (una suerte de playboy de la época) pero dicha relación fue fugaz ya que a los 8 meses de haber nacido Paola, se disolvió la pareja. 

En épocas que, precisamente, Paola, ya de grande, construía su casa en la localidad de Ingeniero Maschwitz, con ladrillo y polvo como atmósfera permanente en el lugar, María Aurelia regresaba del trabajo y transitaba ese desorden con su característico tapado de piel y encanto, de la misma manera que si estuviera pisando la alfombra roja en el festival cinematográfico de Cannes, lo que demostraba a las claras su permanente condición de verdadera estrella. Luego, cenaba en su cuarto y, después, su hija, Paola, le tomaba la letra del guión que debía realizar para el día siguiente.

Con su hija Paola, que siguió sus pasos. (Archivo Diario Crónica)

Momentos difíciles

En lo que atañe a su universo afectivo, la actriz mantuvo un romance con el dirigente deportivo de River Máximo Sabbag y también, con el productor y cantante Tito Martino, aunque esta relación le ocasionó un disgusto bastante especial a la actriz. Tiempo después  debió vender su querido departamento en Santa Fe y Laprida y comprarse una vivienda más chica. En tanto, los últimos años de María Aurelia estuvieron signados por la falta de trabajo, la incomprensión del medio artístico en su estructura laboral, situación que generó una fuerte depresión en la actriz, a tal punto, que durante una visita a uno de los médicos psicólogos de la Asociación Argentina de Actores, estuvo a punto de arrojarse desde el balcón del tercer piso de ese edificio. 

Y tuvo su trayectoria raíces muy fuertes en cuanto a  estudio, tal como habíamos consignado anteriormente. Cabe señalar que fue alumna de Milagros de la Vega, iniciándose, en plena adolescencia en la compañía teatral de Ana Lasalle, con quién salió, posteriormente, en una importante gira por Sudamérica. A todo esto, se va a producir su ingreso al mundo cinematográfico, al ser elegida finalista del concurso Estudio San Miguel, certamen que organizaba la revista Radiolandia y el programa radial “Diario del cine”. De esta manera, obtuvo su gran oportunidad en el recordado filme “La serpiente de cascabel”.

Cine, teatro y tevé

En el ámbito cinematográfico se fueron dando participaciones en películas que pusieron de manifiesto su versatilidad y atractiva figura. “La hostería del caballo blanco” (1949), “Cita en las estrellas” (1951) y “El heroico Bonifacio”, también de esa temporada; “Los ojos llenos de amor” (1954), “Historia de una carta” (1957), “Culpable” y “Los de la mesa 10”, ambas de 1960. También consumó valiosos trabajos en “A puerta cerrada” (1962), la inmortal obra de Jean Paul Sartre, “El derecho a la felicidad”, “Lo prohibido está de moda” y “Martín Fierro”, todas de 1968; “Con alma y vida” (1970), “Nino” (1972), “Allá donde muere el viento”, inédita de 1975, “Seis pasajes al infierno” (1975) y “El fuego del pecado”, filmada en 1974 y estrenada en 1986.

Por otra parte, la televisión fue, sin lugar a dudas, uno de sus ámbitos laborales más predilectos. “Teleteatro para la hora del té”, programa con el cual debutó compartiendo con Fernando Heredia roles protagónicos, “Nino”, “Las cosas simples de la vida”, “Teatro como en el teatro” (dirigido por Nino Fortuna Olazábal) e “Historias para no dormir” dieron muestras de su capacidad. Además, participó en los unitarios “Mujeres en presidio”, “Coraje mamá”, “Inolvidable” y “Alta comedia”. En tanto, Su último trabajo teatral fue en 1997, dirigida por José María Muscari, integró el elenco de la obra “Piel de chancho”, luego de varias temporadas de inactividad. En lo que atañe a premios y reconocimientos, vale recordar que en 1999 recibió el premio Martín Fierro a la trayectoria. Asimismo, en noviembre de 2003 la Legislatura porteña le entregó una plaqueta y un diploma por cumplirse 45 años de la primera emisión del programa “Teleteatro para la hora del té”, y que alcanzó enorme repercusión, tal como consignamos, por la pantalla de canal 7.

Con Rodolfo Salerno en “Después de un largo silencio” (Archivo Diario Crónica).

“Estoy casada con mi carrera”

En charla con Crónica, agosto de 1999, María Aurela Bisutti señalaba que “me falta en estos momentos poder concretar trabajo. Yo empecé al lado de Margarita Xirgu y Pedro López Lagar y, sin embargo, observo que hoy no pueden formarse ni los jóvenes intérpretes. Hay canales que privilegian las películas y las tiras extranjeras, por eso, no tengo dudas, que hay que valorizar los aportes que realiza Adrián Suar y algunas propuestas que vienen de Telefé. Obtener un buen personaje en la actualidad es como ganarse la lotería. Yo puedo estar activa y haciendo teatro pero, en cada pueblo que visitamos, la gente nos pregunta porque no estamos haciendo televisión y esta es una circunstancia que no depende de los artistas. Forma parte de un nuevo sistema de contratación a la que una no se encuentra acostumbrada”.

En relación a la reciente mudanza que había realizado, Bisutti dijo: “Mi gran temor radicaba en tener que desprenderme de mis cosas más queridas: los muebles, los diarios y las revistas,  más las fotos que llenan un baúl y en donde se encuentran mis recuerdos más preciados. Yo me casé con mi carrera y  a esta altura de los acontecimientos me resulta muy complejo poder divorciarme”.

¿Estuvo prohibida en Argentina?

Otro de los momentos más complejos de María Aurelia Bisutti estuvo centrado en la necesidad de trasladarse al exterior. La actriz lo explicaba en estos términos: “Yo llegué a la telenovela “Coraje mamá” luego de haber experimentado años durísimos (década del setenta), los mismos que me obligaron a irme al exterior. Y tuve la posibilidad de trabajar en Perú a nivel teatral, hacer una película y dar, por otra parte, una serie de importantes conferencias en la embajada argentina. Fue una experiencia muy linda, aunque, por otra parte, cursaba la experiencia de no poder regresar al país”.

Agregó sobre las causas de esta situación que “realmente nunca lo llegué a entender, se dieron manejos muy oscuros. Por otra parte, nunca me metí en política y soy actriz por vocación, en consecuencia, sigo sin poder entender las causas de toda esta desagradable circunstancia”.

El amor y las cartas

Durante una etapa importante de su trayectoria, Bisutti admitió que “recibí varias cartas de amor. Parece increíble pero esto se ha dado de esa manera. Por otra parte, siempre resulta muy lindo que un espectador, un televidente te manifieste sus afectos, situación que, en definitiva, puede generar, unicamente, esa fábrica de  fantasías que es la televisión. Pero, por sobre todas las cosas, he recibido más cartas de parte de los chicos ya que han visto en mi, a través de determinados personajes, una madre bella, sensible y contenedora. Aunque, también, tuve la suerte de recibir mucha correspondencia epistolar de parte de las mujeres. Me han expresado, muchas de ellas, toda su problemática, deseos incumplidos y proyectos por realizar. Valoro muchísimo, esta relación de vínculos entre artistas y público”.

Related posts

El terrible audio que le envió Matías Morla a Gianinna Maradona

Vision Barrial

El dulce mensaje de Dalma Maradona a su esposo por su aniversario

Vision Barrial

Belu Lucius y su mamá recibieron el alta tras recuperarse de coronavirus

Vision Barrial