Espectáculos

“MasterChef Celebrity”: cocinar un éxito es cosa seria

@AnaliaCab

Era un año gris en la televisión abierta argentina, plagada de repeticiones, postergaciones y cancelaciones. Los actores clamaban (claman) porque, ya que van a reponer latas, sean nacionales. Casi no sucedió, salvo por la repetición de “Argentina, Tierra de Amor y Venganza”, un gran éxito de 2019 de El Trece pero que esta vez no tuvo buenos resultados.

Hasta que llegóMasterChef Celebrityy muchos de los que nos refugiábamos en el streaming y los contenidos personalizados para entretenernos, repentinamente, sentimos ganas de volver a ese ritual de sintonizar -qué palabra vieja- un determinado canal a determinada hora. Toda una costumbre premillennial.

Y, si bien se preveía que el reality culinario de Telefe iba a tener buena repercusión, lo cierto es que se convirtió en una topadora, logrando algo insólito en estos meses: llegar a los 20 puntos de rating. Lo cual, como sabemos, implica que a lo largo del país el programa es mucho más visto, dado lo anacrónico de las mediciones de audiencia en nuestro país, segmentadas en el AMBA y con pocos dispositivos.

Es que a los atractivos iniciales -participantes famosos y casi neófitos en la cocina, jurado ya conocido del “MasterChef” anterior, y una producción de alta gama como hace rato no vemos- se sumaron condimentos efectivos y propios casi de una ficción. Es así: un reality que, más que la realidad, construye tramas, enemigos, villanos y bienhechores, aventuras por sortear, obstáculos y momentos emocionales. La ficcionalización de un ciclo sobre la vida real puede parecer una contradicción, pero en los hechos funciona a la perfección para retener al público que, lejos de aburrirse, crece semana a semana.

“La producción del programa logró traer de regreso a un público que ya no estaba en el prime time de la tevé abierta. Y obtiene cifras de rating inusuales”.

La producción pegó en la tecla al traer de regreso al prime time televisivo a gente que no estaba viendo tevé a esa hora. Prueba de ello es que su competidor, el “Cantando 2020” de El Trece, no perdió cantidades sensibles de audiencia. Había una porción de público dispuesta a abandonar la tablet o el celular para ver la vieja pantalla chica otra vez.

El implacable Germán Martitegui, el incisivo Damián Betular, el comprensivo Donato de Santis: el jurado encontró su propio balance y funciona aceitadamente. Vicky Xipolitakis, la atolondrada adorable; Fede Bal, el resiliente; Boy Olmi, el “cheto” copado; Claudia Villafañe, la madre de todos; Analía Franchín, la de carácter fuerte; Leticia Siciliani, la “extraña” en el ámbito mediático… Todos tienen un rol claro, mérito de la producción, la edición y, también, de cada uno de los famosos, que van aprendiendo a ser “alguien” en esta maquinaria.

Y algo que le juega muy a favor: el hecho de estar grabado con dos o tres semanas de anticipación hace que el participante eliminado lo sea a pesar del favoritismo del público, sin chances de especular con eso. Un golazo en este alicaído 2020.

Por A.C.

Related posts

Germán Barceló: “Encontré a Dios y ahora siento paz”

Vision Barrial

Luciana Salazar volvió a disparar contra Martín Redrado

Vision Barrial

El tierno saludo de Gastón Pauls y Agustina Cherri a su hija Muna por su cumpleaños

Vision Barrial