Espectáculos

Nito Mores, el cantor que quería vivir

@RFilighera

Mariano Alberto Martínez -tal su verdadero nombre- dejó de existir a los 39 años el 1º de mayo de 1984, como consecuencia de un cáncer que no le dio tregua durante nueve meses.

Precisamente, el próximo 11 de agosto se cumplirán 76 años de su nacimiento, ocurrido en la populosa barriada de Villa del Parque. Fue hijo de Mariano Mores y de la actriz Myrna Mores, padre de Gabriel Mores (cantante y músico de gran jerarquía) y tío de la mediática conductora Mariana Fabbiani, hija, por otra parte, de su hermana Silvia Mores.

Pasión por lo popular

Su vocación por la música se hizo fuerte en oportunidad de comenzar los estudios de piano con la hija del maestro Athos Palma, continuándolos posteriormente con Castronovo, otro referente fundamental en estas lides. Luego, en este ascenso progresivo de conocimientos, siguió su camino de aprendizaje; en esta oportunidad recibiendo lecciones de armonía y contrapunto con Juan Elhert, y no bajó los brazos, en absoluto, ya que después aprendió solfeo cantando con Mariacha Trinchero. Su puntapié inicial como cantante se va a producir en el Teatro Avenida de la ciudad de Mendoza con el tango “El ciruja”.

Así dadas las cosas, Nito se empieza a relacionarse con diferentes personalidades del mundo tanguero y, por sobre todas las cosas, entabla relación profesional y de amistad con la pareja integrada por Violeta Rivas y Néstor Fabián y también lo hace con el emblemático conductor televisivo y radial Silvio Soldán, con quien desarrollará un vínculo de amistad muy potente por aquellos años.

Nito se encontraba, en consecuencia, ante la posibilidad de afianzar una carrera que tenía dos ejes fundamentales, a saber: la televisión y la radio. Sin embargo, el teatro le ofrecerá, por otra parte, otros caminos y alternativas de singular fuste en su derrotero artístico. De esta manera, participará en el espectáculo “Buenos Aires canta al mundo”, propuesta escrita por Cacho Carcavallo, Martín Darré y el propio papá, Mariano Mores, y con los guiones humorísticos de los ascendentes hermanos Gerardo y Hugo Sofovich. En cuanto al elenco, se completaba, además del citado Nito, con las actuaciones de Eddie Pequenino, Lorenzo Alessandría, Los Arribeños, Daniel Cicaré, Oscar Ferro, Dayna Fridman, Osvaldo Guerrero, Alberto Irízar, Mario Jordán, Noemí Kazán, Los MacKe Mac’s, Ubaldo Martínez, Javier Portales, Violeta Rivas, Alba Solís, los bailarines Mayoral y María Elena, José Luis Paz y Víctor Valli. Y la cosa no quedó ahí, después se incorporó al elenco de otro gran espectáculo. Se trató de “Buenos Aires en primavera”, que contó con los aportes emblemáticos de Adolfo Stray, Roberto García Ramos, Gogó Andreu y por supuesto, la orquesta de su padre Mariano Mores, que desplegaba varias de sus composiciones más populares.

Claudia, la mujer de su vida

Con Claudia, el amor de su vida. (Archivo Crónica)

Y así dadas las cosas, el universo afectivo de Nito va a tener novedades fundamentales a partir de 1967, oportunidad en que conocerá a Claudia, una muchacha adolescente, integrante del ciclo “Escala musical”, con la que va a contraer enlace tiempo después. De esta manera, Nito y Claudia van a llevar a cabo bellos proyectos familiares y a su vez, profesionales. Ambos formarán parte del denominado Clan Mores. En esta conformación de proyecto artístico donde Mariano se constituye en el máximo referente del conjunto, Nito y Claudia van a llevar a cabo, por un lado, actuaciones televisivas, radiales y teatrales y, por otro lado, importantes giras por Latinoamérica y por Estados Unidos. Otro paso valioso en el universo artístico: Nito y Claudia sumarán el cine a su foja de servicios musicales. En efecto, acompañados por Mariano y su agrupación van a interpretar a dúo “Adiós Pampa mía”, precisamente, en el filme “Sucedió en el fantástico Circo Tihany”, con la realización del experimentado Enrique Carreras.

La carrera de Nito, cada vez, se afianza con mayor cantidad de logros, junto a Claudia, decididamente notables; sin embargo, su vida va a tener, lamentablemente, un camino contra reloj. Los datos estadísticos señalan que en 1982 Claudia y Nito van a llevar a cabo su última gira internacional; en tanto, en 1983, comienzan la temporada veraniega con un éxito arrollador en la ciudad de Mar del Plata, aunque la salud de Nito presentará un derrumbe que se acrecentará día tras día. Nito nos dejó en el momento de mayor plenitud y esplendor de su carrera profesional. Sin embargo, la huella de su camino sigue muy firme en el mundo de la música popular, una bella manera, en definitiva, de alumbrar a las actuales generaciones de intérpretes del mundo del tango y que no se olvida, precisamente, de todos sus ilustres antecesores.

Nito según Nito

Vivió un año y medio en México, donde también tuvo éxito. (Archivo Crónica)

“El comienzo de mi carrera fue de sorpresa en sorpresa. Es que los inicios, el debut profesional y la gente que te saluda y te para en la calle son circunstancias que a uno lo impactan de manera total. No hay nada que supere el cariño y el afecto del público para con el artista”

“Susy Leiva ha sido una cantante fundamental, aunque con características muy particulares en su personalidad. Por momentos se encontraba muy bien y en otros, bajaba su estado emocional. Más allá de todo esto, se trató de una intérprete de gran talento en toda la historia del tango, yo la quería muchísimo y me dio mucha pena que su ascendente carrera se viera truncada, en lo mejor de su trayectoria, por un lamentable y trágico accidente”.

“Carlos Gardel ha dejado una marca indeleble en la historia del dos por cuatro. Gardel nunca va a desaparecer y seguirá existiendo, más allá de cualquier circunstancia, de la misma manera que la pasión por el tango: seguirá siendo eterna. Mis hijos, mis nietos, mis tataranietos, van a tener la misma consideración que yo por Gardel”.

Related posts

El mensaje de Tini Stoessel a su bailarina Julieta Antón tras ser víctima de un brutal ataque

Vision Barrial

Roberto Carlos se vacunó contra el coronavirus: “¡Debemos vacunarnos!”

Vision Barrial

Sol Pérez, más sexy que nunca con una selfie en el ascensor

Vision Barrial